El Sur de los Estados Unidos Experimenta una 'Sequía Repentina' | Fluence

Los niveles de agua de los lagos han disminuido en todo el sudeste, incluido el lago Lanier de Georgia, de donde Atlanta obtiene su agua potable.

Las bajas precipitaciones van acompañadas de temperaturas más altas de lo normal y la caída de los niveles de agua superficial

Las sequías suelen ser asuntos graduales, pero el período de sequía del 2019 en 14 estados del sur de los Estados Unidos se produjo de manera tan repentina que se denominó “sequía repentina.” Puede que no sea un término científico, pero es exacto. En gran parte del área, el verano comenzó con lluvias normales, que prácticamente se detuvieron en julio, según el Monitor de Sequías de los Estados Unidos (USDM, por sus siglas en inglés), un proyecto conjunto del Centro Nacional de Mitigación de la Sequía en la Universidad de Nebraska-Lincoln, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y el Departamento de agricultura de los Estados Unidos.

Eventualmente, el calor estableció un récord, dejando a muchos estados del Sur en el mes de septiembre más caluroso y seco registrado hasta la fecha y produciendo campos agrícolas agrietados, estanques secos y mayores riesgos de incendios forestales.

El mapa del USDM del 3 de octubre mostró que el patrón seco estaba en curso en el sudeste, con un calor de 9 a 12 grados más alto de lo normal, y solo lluvias aisladas. Desde Virginia hasta el norte de Florida, la sequía empeoró y se declararon muchos puntos de sequía severa y extrema en áreas de Kentucky, Alabama, Georgia y Carolina del Sur. A excepción de las zonas costeras afectadas por el clima tropical, prácticamente toda la región ha estado atípicamente seca durante la estación, por decir lo menos, viéndose afectados los cultivos del algodón de Alabama, el maní de Georgia y tabaco de Virginia, por mencionar algunos.

Mientras que parte del sur recibió lluvia a mediados de octubre, la sequía se amplió en Arkansas meridional, el norte de Luisiana, y el estado entero de Mississippi, que fue puesto bajo prohibición de uso de fuego. Las temperaturas de 6 a 12 grados por encima de lo normal se expandieron al oeste a Oklahoma central y a Texas central, en donde se registró la temperatura más calurosa.

Restricciones del Uso del Agua

Los niveles de agua de los lagos han disminuido en todo Georgia, incluido el lago Lanier, de donde Atlanta obtiene su agua potable. Los ríos y arroyos de Carolina del Norte están experimentando caudales bajos, y algunos sistemas de agua en el estado están limitando su uso. Además, los funcionarios estatales piden a los residentes que cumplan con las restricciones de agua. La empresa de electricidad Alabama Power también está liberando menos agua de sus represas para evitar que los niveles del lago caigan a niveles críticos.

Debido a que los vínculos entre los eventos climáticos individuales y el calentamiento global son complejos, el único vínculo definitivo entre la sequía repentina del sur y el cambio climático es que se sabe que las temperaturas globales son de 1 a 2 grados más cálidas que en el siglo XX. Se sabe que el calentamiento global se está intensificando y las olas de calor están proliferando.

Independientemente de si la actual sequía repentina en el sur se deba al cambio climático o no, está claro que los suministros mundiales de agua dulce están disminuyendo. En el pasado, la solución para obtener más agua consistía en construir represas, pero las represas han tenido un costo financiero y ambiental. Las localidades también confían en la opción insostenible de la perforación aún más profunda para el agua subterránea, pero puede haber incluso menos agua subterránea de lo que se creía.

En el suroeste de los EE.UU., que están acostumbrados a las condiciones del desierto, siete estados de la cuenca Colorado han presentado planes de contingencia de sequía, una medida que podría ser apropiada para los estados del sur.

Contacte a Fluence para soluciones que puedan ayudarle a sacar el mayor provecho de cada gota de agua preciosa.