Seleccionar página

En todo el mundo, individuos, entidades gubernamentales y empresas han estado trabajando para evitar la transmisión de COVID-19. Sin embargo, el acceso al agua para la higiene no es seguro.

Las acciones tienen por objetivo garantizar el acceso al agua potable, así como la seguridad de las plantas de tratamiento

A medida que el mundo se ocupa de la nueva pandemia de coronavirus (COVID-19), es natural preguntarse qué se puede hacer para disminuir la posibilidad de transmisión. El lavado de manos es una de las principales recomendaciones para evitarlo, pero esa actividad simple se vuelve difícil o imposible sin el servicio de agua.

Una oleada de medidas para contrarrestar el COVID-19 está avanzando a través del sector de servicios públicos de agua. Más de 100 ciudades han tomado iniciativas como la restauración del servicio de agua a los clientes que han tenido su servicio desconectado por falta de pago, suspensión de nuevos cortes y la instalación de estaciones públicas de lavado de manos para las personas desamparadas. Algunos organismos están propagando información para corregir creencias erróneas que pueden conducir al acaparamiento o que desalientan el lavado de manos. Muchos en el sector de tratamiento de efluentes se están cuestionando si los procesos se pueden mejorar.

El movimiento de suspensión de cortes de suministros se intensificó de manera reciente cuando la Gobernadora de Michigan Gretchen Whitmer se unió al alcalde de Detroit y al jefe del departamento de agua de la ciudad al anunciar una restauración del servicio de agua a los usuarios que se les había cortado por falta de pago. Desde abril hasta julio del año pasado, se desconectaron 11.801 hogares de Detroit y sólo la mitad se volvió a conectar, por lo que el nuevo plan probablemente ayudará a muchos hogares. El estado cubrirá las facturas del primer mes, pero los clientes aún tendrán que pagar US$25 para volver a conectarse y US$25 al mes por el servicio durante la duración del mismo.

Los miembros del Congreso de Michigan han desafiado a otras ciudades a adoptar la política y el movimiento parece estar progresando. Atlanta, Cincinnati, Houston y muchas otras ciudades de Estados Unidos se han comprometido a una suspensión de los cortes del suministro del servicio de agua hasta que la pandemia esté bajo control.

La alcaldesa de St. Louis, Lyda Krewson, señaló, al instituir una suspensión de cortes de suministro del servicio de agua: “Es importante que todas las propiedades tengan acceso al agua para lavarse las manos, higiene personal y limpieza”. El representante de Oregón Peter DeFazio y el representante Frank Pallone de Nueva Jersey subieron la apuesta al declarar que el acceso al agua potable es un derecho humano básico.

Las ciudades con muchas personas sin hogar, incluyendo San Francisco y Los Angeles, ahora están proporcionando más estaciones de lavado de manos, baños públicos y desinfectante de manos.

Proyección de la Resiliencia del Sector de Agua ante COVID-19

Se estima que estas suspensiones de cortes de suministros causen generalizadas pérdidas de ingresos relacionados con la pandemia entre el 20 y el 40%. La Asociación Nacional de Agencias de Agua Limpia (NACWA, por sus siglas en inglés) también ha hecho una predicción conservadora de las pérdidas de ingresos por coronavirus de US$12,5 mil millones.

Pero incluso con estas pérdidas de ingresos, el estímulo de la histórica Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés) (H.R. 748) omitió en gran medida considerar cualquier alivio para el sector del agua. El sector ahora está depositando esperanzas en el estímulo de la “Fase Cuatro” para concretar el alivio; sin embargo, la EPA (Agencia de Protección Ambiental) está haciendo que los servicios públicos de agua sean conscientes de varios recursos disponibles, entre ellos:

  • Redes de Respuesta de Agencias de Agua y Efluentes (WARN)
  • Pacto de Asistencia para el Manejo de Emergencias (EMAC)
  • Programa de Agua y Saneamiento del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés)
  • Programas de Asistencia Técnica del Sector Agua Del Estado
  • Oficinas del Programa Estatal de Operadores de Agua potable y Alcantarillado
  • Asociación de Administradores Estatales de Agua Potable (ASDWA)

Incluso con pérdidas acumuladas, se espera que el sector de los servicios hídricos sea excepcionalmente resiliente a las pandemias y las consiguientes crisis económicas, especialmente en comparación con sectores como el turismo y el transporte. La estabilidad del consumo de agua puede incluso hacer del sector un refugio ante las turbulencias para los inversores.

Combatir los Conceptos Erróneos del COVID-19

Parte de la lucha contra el COVID-19 es silenciar conceptos erróneos. Por ejemplo, la calidad del agua en algunas partes de Canadá ha sido tan mala durante tanto tiempo que los residentes a menudo no confían en el agua del grifo para lavarse las manos y bañarse. La profesora Michelle Driedger, de la Universidad de Manitoba, dijo: “Lo que hay que hacer es ayudarles a practicar la primera línea de defensa, que es lavarse las manos”.

La Asociación de Agencias de Agua de California ha estado combatiendo la creencia errónea de que existe el peligro de contraer el virus a través del agua potable de California, una creencia que ha llevado a acaparar innecesariamente agua embotellada.

COVID-19 en Instalaciones de Tratamiento de Efluentes

Todavía hay lagunas en el conocimiento de los peligros del COVID-19 en plantas de tratamiento de efluentes. Pero durante la epidemia del SARS del 2003, se documentó la transmisión a través de aerosoles de efluentes y el COVID-19 es un coronavirus similar.

Un estudio sugiere que se puede contagiar COVID-19 por contacto fecal-oral, y los estudios de los efluentes que contienen sustitutos del coronavirus y SARS indican que el virus puede sobrevivir en efluentes no tratados por días. La investigación del SARS también sugirió que los efluentes eran el vector de infección en un grupo de casos en Hong Kong, y un informe del 2020 también indica sin confirmar la posible transmisión COVID-19 desde tuberías de efluentes en Hong Kong.

Aunque la OSHA y otras agencias recomiendan que los trabajadores de las plantas de tratamiento de efluentes manejen desechos sólidos que pueden contener COVID-19 al igual que cualquier otro desecho médico de Categoría B, estas recomendaciones pueden necesitar revisión después de que se conozca más sobre el virus.

Una prueba en desarrollo en la Universidad de Cranfield usaría el enfoque de epidemiología basado en efluentes (WBE) para detectar la propagación de COVID-19 en efluentes incluso antes de que una población se vuelva sintomática.

Los dispositivos de prueba en base a papel encontrarían rápidamente biomarcadores de infección en los desechos humanos a medida que avanzan a través de los sistemas de alcantarillado. La aplicación de la prueba se realiza con un procedimiento simple que identifica los ácidos nucleicos patógenos extraídos de los efluentes. Se espera que la prueba sea una herramienta epidemiológica importante que podría usarse para advertir al personal de salud pública con anticipación sobre brotes inminentes.

Algunos equipos de tratamiento de efluentes en las instalaciones de tratamiento también son inherentemente más sanitarios que otros. Por ejemplo, los aireadores TORNADO® de Fluence usan hélices subterráneas para proporcionar la mezcla y aireación sin salpicaduras y patógenos peligrosos aerosolizados como COVID-19. Además, las soluciones de tratamiento de efluentes basadas en MABR, Aspiral™ y SUBRE, usan aireación pasiva, lo que minimiza la aerosolización. Contacte a Fluence para ayudarlo a revisar la preparación de su instalación ante coronavirus.