La Preservación del Agua Subterránea es Crítica en Todo el Mundo| Fluence
Estanques naturales de agua

Más de 110 estanques naturales de agua se formaron en y alrededor de Dover, Florida, durante una helada en el mes de enero de 2010. Los niveles de agua subterránea cayeron a niveles récord y ello se debió a que los agricultores bombearon agua para proteger sus cultivos del frío.

Las existencias de agua subterránea se utilizan cada vez más en aquellas áreas que están sufriendo severas sequías, y es por ello que dichas regiones están comprometiendo sus reservas futuras de agua realizando un bombeo excesivo, y extrayendo el agua de una forma mucho más rápida de lo que puede ser repuesta.

¿Qué es el agua subterránea? De forma simple podemos definirla como el agua atrapada bajo la superficie de la tierra en fisuras y grietas. El agua no utilizada por las plantas, por ejemplo, fluye hacia lagos u otros cuerpos superficiales de agua, y parte de ella encuentra su camino hacia los acuíferos subterráneos.

A medida en que el agua es un recurso cada vez más valioso, mayores son los esfuerzos que se realizan para evaluar y preservar las fuentes de agua subterránea.

Demanda de Agua Sin Precedentes

Las sequías y el crecimiento poblacional en todo el mundo están provocando una demanda sin precedentes sobre los cada vez más escasos suministros de agua. La extracción de agua subterránea en los países en desarrollo se prevé que crecerá un 50 por ciento hacia el 2025, según el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo. (SIWI). Las Naciones Unidas prevén un déficit global de agua para el año 2030.

Algunas personas piensan que las aguas subterráneas son como una fuente infinita, utilizada principalmente para riego agrícola. Sin embargo, aproximadamente un quinto de toda el agua utilizada por la población del mundo proviene de fuentes subterráneas, según el SIWI. Las existencias de agua subterránea que sufren más estrés son las del Sistema de Acuíferos de Arabia, que abastece de agua a los 60 millones de habitantes de Arabia Saudita y Yemen; el acuífero de la Cuenca del Indo en el noroeste de India y Pakistán; y el de la Cuenca de Murzuk Djado en África, en la franja norte del continente.

Se prevé que la extracción de agua subterránea en los países en desarrollo crecerá un 18 por ciento hacia el año 2025. En el Emirato de Abu Dhabi, por ejemplo, se espera que las reservas de agua subterránea se agoten en algunas áreas dentro de 50 años si el recurso no es administrado de forma adecuada.

Efectos del Agotamiento del Agua Subterránea

Más allá de afectar a las reservas de agua, el agotamiento del agua subterránea tiene muchas otras consecuencias. Algunos barrios de la ciudad de Beijing, por ejemplo, se están hundiendo 4 pulgadas por año debido al bombeo de agua subterránea. Según el National Geographic, esto podría traer problemas incluyendo daños en las infraestructuras de las vías de los ferrocarriles, carreteras e incluso en las fundaciones de los edificios.

Problemas similares están siendo registrados en Shanghai, Ciudad de México, y el Valle Central de California, y también en Florida, en donde los cenotes, es decir los pozos o estanques naturales de agua dulce, son cada vez más comunes.

Escasez de Agua y Problemas Económicos

La escasez de agua está exacerbando estos problemas. Richard Damania, un economista líder del Banco Mundial, le dijo al National Geographic:

Las personas están recurriendo a las aguas subterráneas de una forma muy, pero muy importante. […] Lo que hay en los países en desarrollo, es un gran número de pequeños agricultores que están bombeando agua del subsuelo. Teniendo en cuenta que estos agricultores están ganando tan poco, no hay muy mucho que se pueda hacer para controlarlos. […] Y, esto es literalmente, una carrera hacia el agotamiento final de las reservas de agua subterránea.

Estas situaciones de escasez de agua que se repiten en varios lugares del mundo, dice, desencadenarán problemas económicos y también tienen el potencial de desatar conflictos violentos y más migración de poblaciones.

Jay Famiglietti, un destacado científico especializado en recursos hídricos le dijo al National Geographic:

Sin reservas sustentables de agua subterránea, la seguridad global está en un serio riesgo. En la medida en que las regiones secas, se vuelvan aún más secas, dependeremos cada vez más fuertemente del agua subterránea. Las implicancias son simplemente sorprendentes y realmente necesitan ser discutidas a nivel internacional.

Conservación de las Existencias de Agua Subterránea

Se necesita contar con más información para poder determinar cuánta agua subterránea hay a los efectos de conservar y proteger las reservas. El proceso no es sencillo.

Investigadores de todo el mundo han estado trabajando en el tema. Los investigadores de la Universidad de Stanford, por ejemplo, encontraron más agua almacenada en las profundidades del subsuelo a unos 1.000 a 10.000 pies bajo el Valle Central del estado, que lo que originalmente esperaban. Esta cantidad de agua subterránea dulce utilizable es casi el triple que las estimaciones existentes, o 2.700 billones de toneladas, a profundidades de menos de 10.000 pies. Pero realizar estas previsiones no resulta sencillo y los resultados no son universalmente aceptados.

Es importante incluir los recursos de aguas subterráneas como parte de un programa más amplio de gestión del agua. En áreas con gran demanda de agua, los gobiernos y servicios públicos municipales y regionales necesitarán desarrollar sus propias fuentes de agua. El agua reciclada, por ejemplo, puede ser un recurso confiable, además de verde. El reúso de efluentes significa convertirse en menos dependientes del agua superficial y del agua subterránea, cada vez más preciada. Prácticas tales como la recarga de acuíferos pueden también ayudar a preservar los recursos de agua superficial y subterránea.

Usted encontrará más ideas acerca de proyectos y políticas de reúso de agua, así como también las últimas noticias, tendencias, e investigaciones en el mundo del más preciado recurso del mundo, en nuestro Blog de Escasez de Agua.

Agencia Geológica de Estados Unidos por Ann Tihansky.