Estudio: Agua Subterránea Disminuye los Niveles de Flujo de Río | Fluence

Los niveles de agua superficial muestran un impacto instantáneo en el flujo de la corriente, pero el agotamiento del agua subterránea puede progresar de forma invisible durante décadas, como una “bomba de tiempo”

Incluso pequeños cambios en los niveles de agua subterránea pueden afectar de manera negativa a las corrientes superficiales

Un nuevo estudio, publicado en la revista Nature, muestra que los niveles de flujo de agua del río son demasiado bajos para soportar ecosistemas ribereños saludables en casi el 20% de las áreas que dependen del bombeo de agua subterránea. Las noticias no son un buen augurio para las próximas décadas. Según las proyecciones, más de la mitad de esas áreas dependientes de las aguas subterráneas superarán sus límites de flujo ambiental para el 2050. El estudio es el primero en modelar los efectos del bombeo de agua subterránea en ríos de todo el mundo.

La autora principal, Inge de Graaf, de la Universidad de Friburg de Alemania, enfatizó que la gran sorpresa del estudio es que incluso una pequeña caída en los niveles de los acuíferos puede inclinar la balanza, lo que lleva a flujos críticamente bajos que diezman ecosistemas de cuencas hidrográficas sensibles. Inge expresó lo siguiente:

[S]olo se necesitan pequeños cambios en los niveles de agua subterránea para convertir una corriente bien respaldada por agua subterránea en una corriente no respaldada por agua subterránea.

Los niveles de agua superficial muestran un impacto instantáneo en el flujo de la corriente, pero el agotamiento del agua subterránea puede progresar de forma invisible durante décadas, como una “bomba de tiempo”.

Regiones que Superan los Flujos Críticos

En todo el mundo, el agua subterránea es la mayor fuente de agua dulce, pero la humanidad la está utilizando más rápido de lo que los sistemas naturales pueden reponer. El estudio actual muestra que los efectos sobre los caudales de los ríos son particularmente severos en áreas con riego abundante.

El estudio aisló algunos puntos críticos de agotamiento de acuíferos que ya habían superado sus límites de flujo antes del 2010 debido a la baja descarga y la alta dependencia del agua subterránea. Estos incluyeron el acuífero de las planicies altas de Kansas, una porción del acuífero del Valle Central de California, regiones de México y partes de las cuencas del Indo y del Ganges superior. Aunque no se señalan como puntos críticos, se han alcanzado límites de flujo ambiental en el noreste de Estados Unidos y en algunas áreas de Argentina.

Ante la espera de climas más secos y una mayor dependencia del riego, las predicciones para 2050 de los investigadores pronostican más violaciones de los límites críticos de flujo en el sur y centro de Europa, algunas regiones canadienses, Asia, Australia y África. Pero estas son proyecciones optimistas que ni siquiera incluyen el aumento de la demanda vinculada a la creciente población y la aparición de nuevas economías.

Evaluación de los Recursos Hídricos

Si bien los efectos físicos y económicos de esta “bomba de tiempo” serán demasiado evidentes después de que el temporizador llegue a cero, los autores advierten que los requisitos de agua subterránea deben ser parte de las evaluaciones mundiales de los recursos hídricos antes de que los delicados ecosistemas colapsen de manera irreparable. De Graaf dijo lo siguiente:

Si bien esto es claro y bien sabido por los estudios locales, ver las consecuencias a nivel mundial es bastante impactante. Esperamos crear conciencia de una crisis que evoluciona lentamente.

Reúso del Agua

El estudio muestra que el agua subterránea en áreas muy irrigadas presenta un problema particular, tanto en términos de oferta como de demanda. El reúso del agua puede abordar el problema desde ambas direcciones. El tratamiento de efluentes puede producir un efluente seguro para el riego agrícola, lo que reduce la demanda de acuíferos. Además, el agua reciclada altamente tratada también es adecuada para un programa de recarga de acuífero administrado para ayudar a reponer el agua subterránea en áreas donde los sistemas naturales no pueden mantenerse al día con el uso humano, como el riego agrícola.

Una solución de tratamiento de efluentes de baja energía para el reúso es una tecnología de Fluence llamada reactor de biofilm de membrana aireada (MABR), que trata las aguas residuales tanto del Título 22 de California riguroso como las normas chinas de clase 1A. La tecnología puede convertir las aguas residuales en un efluente de muy alta calidad para riego o recarga de acuíferos, todo con un considerable ahorro de energía en comparación con los procesos de tratamiento biológico heredados.