Seleccionar página
Caracas, VenezuelaMichel Uyttebroeck Piccaya sprl

Aunque partes de Venezuela son ricas en agua, la gran altitud de la mayoría de las zonas urbanas hace necesario el bombeo desde los embalses, un proceso obstaculizado por problemas de infraestructura.

Los problemas económicos y de infraestructura dificultan la disponibilidad de agua para tomar medidas básicas de higiene

Según la oficina de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el lavado de manos es la estrategia de prevención No. 1 contra el COVID-19. Eso dificulta lidiar con la pandemia COVID-19 en Venezuela, donde solo el 18% de los ciudadanos tienen acceso confiable al agua potable. Pero el problema es difícilmente exclusivo de América del Sur, con Brazil y Chile sumidos en las crisis concurrentes de agua y COVID-19. Al alejarnos, la combinación mortal de escasez de agua y pandemia también se observa en otras partes del mundo, desde los países en desarrollo de África hasta partes de los Estados Unidos, y todas las crisis tienen una cosa en común: Los pobres son los más afectados.

Infraestructura de Agua Vulnerable

El aislamiento es imposible para más de 7.000 inmigrantes venezolanos que viven en refugios temporales llenos de gente y bajo restricciones de movimiento en La Guajira, justo al otro lado de la frontera en Colombia. Más del 80% de estos inmigrantes no tienen ningún lugar para lavarse las manos, y 5.000 de ellos son ancianos.

Dentro de Venezuela, hay poca agua para cumplir con el lavado de manos básico para hacer efectivas las medidas del aislamiento. Durante sus muchos años de tormentas políticas y colapso económico, Venezuela ha luchado con frecuencia para proporcionar servicios básicos como electricidad y agua, y en 2019, se estima que 20 millones de venezolanos no tuvieron acceso al agua o se enfrentaron a la escasez de agua. Ahora, los venezolanos transportan el agua a mano o cavan pozos y construyen redes de tuberías, a veces en sus propias casas y barrios.

Aunque Venezuela es uno de los 15 países más ricos en agua del mundo, la gran altitud de la mayoría de las zonas urbanas hace necesario el bombeo desde los embalses. Pero la infraestructura hídrica de la nación ha caído en mal estado en los últimos 20 años. Muchos culpan a la escasa inversión, la corrupción o el modelo de gobierno de la empresa nacionalizada Hidrocapital.

Caracas, la capital de 7 millones de habitantes, depende de tres sistemas de tratamiento y bombeo, compuestos por 147 estaciones de bombeo y 14 plantas de tratamiento. Pero dos de esos tres sistemas están plagados de cortes de energía que los dejan operando a sólo 50% de su capacidad. De 1999 a 2019, Caracas pasó de recibir alrededor de 20.000 L/s de agua potable a 14.000. Un cuarto sistema ha estado en marcha desde 1982.

Estos problemas sistémicos han hecho que sea muy difícil para los venezolanos cubrir incluso los fundamentos de la higiene para frenar la propagación. Las largas filas de personas de bajos ingresos se ven con frecuencia en los bancos de arroyos o en camiones cisterna, y las colas son reuniones públicas donde el virus podría propagarse.

Hospitales y Trabajadores de la Salud Venezolanos

En una encuesta de 2020, el 64% de los trabajadores de la salud de los hospitales públicos mal equipados de Venezuela reportaron escasez de agua potable, y el 32% dijo que no tenía nada. Algunos usan cubos para recoger y almacenar agua para lavarse si los grifos dejan de funcionar, y por supuesto no hay agua significa que los baños del hospital no funcionarán, con un riesgo evidente para la salud dentro del edificio. Además, la falta de agua puede obstaculizar el éxito de las cirugías y los tratamientos, y los trabajadores de la salud ya mal pagados a menudo no pueden tomar duchas cuando se van a casa, lo que pone a sus familias en un riesgo elevado de COVID-19.

Profundización de la Crisis

En Venezuela, la pandemia COVID-19 ha profundizado una crisis política y económica ya grave, y muchos dudan de que la rehabilitación de la infraestructura existente y una reestructuración del modelo de gobierno de Hidrocapital tengan éxito a menos que vaya acompañada de un cambio de política importante.

Aunque recientemente el gobierno promocionaba su adquisición de 1.000 camiones cisterna chinos para suministrar agua, la aparición de camiones cisterna es generalmente vista como evidencia de catástrofe en lugar de considerarse una solución.