Las Facturas de Aguas Residuales y Agua de los Estados Unidos En Alza | Fluence

El envejecimiento de la infraestructura del agua en los EE.UU. es uno de los factores que ha llevado a un aumento general en las tarifas de agua y alcantarillado.

El cambio climático y el envejecimiento de la infraestructura hídrica explican parte de la volatilidad del sector

Un nuevo informe muestra que las facturas municipales de alcantarillado y agua en los hogares de los Estados Unidos han aumentado en un 3,6% respecto al año anterior, lo que eleva la factura mensual promedio de los Estados Unidos a US$ 104. Durante una década, el precio promedio se ha disparado un 30%, y en los últimos ocho años, los precios superaron la inflación en las 50 ciudades estadounidenses más pobladas. Pero los promedios no cuentan toda la historia. Si bien la mayoría de los 50 municipios principales en estudio experimentaron tasas crecientes, los precios se mantuvieron estables o incluso disminuyeron en una proporción significativa de los mismos.

Si bien los precios están subiendo en general, los aumentos más llamativos están en la volatilidad de los precios y la diversidad de estrategias utilizadas por las empresas de aguas y efluentes. Los expertos dicen que los US$ 110 mil millones que desembolsan cada año en servicios públicos de alcantarillado y agua deberían fomentar un sector menos volátil. Sin embargo, los ocho años anteriores vieron un pico del 6% en 2014 y un valle del 1,5% en 2018.

En un contraste sorprendente, las tasas en El Paso, Texas, aumentaron un 33,3% en el último año, mientras que las de Riverside, California, disminuyeron un 22%. En un contraste aún más sorprendente, la factura promedio de agua y alcantarillado del consumidor en Memphis, Tennessee fue de US$ 30,16, mientras que en Seattle fue la cifra astronómica de US$ 226,62.

Tasa de Volatilidad de Alcantarillado y Agua

Parece que Estados Unidos está experimentando el comienzo de una crisis de infraestructura hídrica envejecida desde hace mucho tiempo en nuestros millones de millas de tuberías de agua. Hasta el momento, no existe un plan integral de financiamiento para todos los reemplazos y actualizaciones de infraestructura de agua necesarios. Pero las crisis exigen atención inmediata.

Por ejemplo, su alcalde anunció recientemente que Newark, Nueva Jersey, reemplazaría 18.000 tuberías de servicio de plomo después de descubrir que la contaminación por plomo estaba llevando a una emergencia de salud pública, a pesar de medidas como la distribución de agua embotellada y filtros de agua. Una vez que aparece una crisis, los costos de una solución rápida son generalmente mucho más altos. Dado que se espera que los costos de reemplazo solo para la tubería suban por encima de US$ 1 billón a nivel nacional, la volatilidad es entendible.

El cambio climático también está pasando factura. Los huracanes no solo se están volviendo más numerosos, sino que también son más poderosos, lo que aumenta los costos del tratamiento. Además, con los períodos secos cada vez más difíciles, tales como sequías recurrentes en California y en el suroeste de los Estados Unidos han estimulado costosos acuerdos políticos a gran escala e inversiones en infraestructura.

Estructuras de la Tasa de Agua

Durante años, las empresas de servicios de agua han estado experimentando con estructuras tarifarias para hacer frente a los cambios en la demanda que pueden venir con la conservación, el cumplimiento normativo y las pérdidas de facturas no pagas y agua sin ingresos, es decir, agua que se escapa de la infraestructura de tuberías o que sea robada. Por ejemplo, con estructuras de tarifas escalonadas, los consumidores pagan más por unidad de agua a medida que aumenta el consumo. Las tarifas pueden variar en gran medida de año en año cuando se vuelven políticamente polémicas y luego son establecidas por la administración municipal.

Algunas empresas de servicios públicos se han reorientado hacia estructuras de tasa fija para compensar la disminución de los ingresos. Las tarifas fijas de efluentes han aumentado un 60,9% desde el 2012, pero las tasas variables solo han crecido un 39,1%, afectando de la manera más dura a los usuarios de bajo volumen (con frecuencia hogares de bajos ingresos).

El aumento de las tasas sobre los clientes de bajos ingresos a menudo les lleva al incumplimiento de las facturas de servicios públicos. Algunos servicios públicos municipales tienen planes de pago o asistencia disponible de alguna forma, pero todo el sector ahora parece abierto a nuevas estructuras de facturación para acomodar a los clientes de bajos ingresos para que no tengan que enfrentar cierres. Por ejemplo, Filadelfia recientemente comenzó a ofrecer un Programa de Asistencia Escalonada (TAP) para el que califican aproximadamente 60.000 residentes. El programa basa las cuentas en los ingresos y las nivela a una cantidad constante cada mes.

A medida que la infraestructura envejece, el cambio climático progresa y la demanda aumenta, es probable que las tasas continúen creciendo en el futuro. Contacte a Fluence para descubrir cómo las tecnologías más nuevas pueden ayudar a enfrentar los desafíos de un futuro inestable y abordar la crisis de infraestructura antes de que se convierta en una crisis de salud pública.