¿Qué es el Agua sin contabilizar? | Fluence

Las fugas en las tuberías son una de las causas de las pérdidas de agua, que a menudo se reflejan en tasas de agua más elevadas.

El agua tratada puede no llegar a los clientes que pagan, debido tanto al robo como a la infraestructura defectuosa

En las discusiones sobre la escasez de agua y la conservación, un tema que surge con frecuencia, es la reducción del agua sin contabilizar. ¿Qué es el agua sin contabilizar y por qué debería importarle?

El agua sin contabilizar es uno de los problemas más persistentes en los sistemas de agua municipal. Es agua que se bombea o produce pero que luego se pierde o no se tiene en cuenta en el sistema. Finalmente, los costos asociados con el robo, la evaporación, la medición defectuosa, la recopilación de datos deficiente, y especialmente las fugas, se transfieren al contribuyente.

Erin Ress y J. Alan Roberson, escribieron en el Journal of the American Water Works Association (Revista de la Asociación de Plantas de Tratamientos de Efluentes Americanas), y explicaron lo siguiente:

Los sistemas públicos de agua potable están tratando y distribuyendo miles de millones de galones de agua potable todos los días. En un mundo perfecto donde las tuberías nunca tienen fugas, el volumen total de agua debe ser igual al volumen de agua que llega a sus consumidores y que se factura con precisión; sin embargo, este nunca es el caso.

Agua sin contabilizar en el Mundo

La Agencia Internacional de Energía ha estimado que el 34% de toda el agua en el mundo se convierte en agua sin contabilizar. El problema varía según la región.

En los Estados Unidos, la pérdida se estima entre el 10 y el 30%, y algunos distribuidores reclaman pérdidas de casi el 50% por día. El gobierno federal ubica las pérdidas por fugas en un 16%, lo que equivale a un estimado de 2,1 billones de galones de agua sin contabilizar.

El Informe de Infraestructura, emitido por la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles (ASCE, por sus siglas en inglés), ha otorgado a la Infraestructura de agua estadounidense un promedio D porque gran parte de las tuberías subterráneas de agua del país están llegando al final simultáneo de su vida útil. En los próximos 25 años, costará aproximadamente US$ 1 billón, al menos, reemplazar la infraestructura.

En Europa, el valor del agua perdida a través de la infraestructura con fugas llega a un total de aproximadamente 80 mil millones de euros al año.

Las pérdidas en Delhi, India, fueron aproximadamente del 50% en el 2005 por fugas, uso no autorizado y consumo no facturado. Algo de esto se atribuyó a la “ineficiencia, corrupción y falta de responsabilidad”.

Según la Taiwan Water Corporation, Taiwán tenía una tasa de agua sin contabilizar del 27% en el 2013. El costo de esta pérdida fue aproximadamente NT$ 2,5 millones (US$ 76.000) por día en pérdida de ingresos.

Malasia, que tenía una tasa de agua sin contabilizar del 30,1% en el 2008, la redujo a 19,3% para el 2015. La clave para resolver el problema fue reconocer su existencia, según Koen Kinsbergen, director gerente de Pure Technologies South-East Asia, una compañía de tecnología de gestión de activos que trabaja en la región del sudeste asiático:

Para que los programas de mitigación NRW funcionen, debe haber un enfoque combinado que incluya detección de fugas, evaluación de tuberías, gestión de presión y modelado hidráulico. […] Los estudios han revelado que incluso con un enfoque totalmente integrado, les tomará más de 30 años a los servicios públicos en los países desarrollados para minimizar los riesgos operativos y las fugas.

Con una comprensión completa del sistema de agua, las empresas de servicios públicos pueden tomar mejores decisiones, incluidos los planes de mejora específicos. Este enfoque proactivo es en última instancia menos costoso, ya que aborda los problemas antes de que sucedan.

Objetivo de Pérdida de Agua

En general, el objetivo es perder menos del 10% del agua. Dinamarca ha podido reducir sus pérdidas promedio al 9%, mientras que algunas de sus ciudades han reducido las pérdidas de agua sin contabilizar al 5%. Además, otras empresas de servicios públicos en Dinamarca afirman haber eliminado por completo las pérdidas de agua sin contabilizar. El proceso comenzó en 1989 con un impuesto sobre el agua producida, que proporcionó a los proveedores un incentivo suficiente para reducir la pérdida de agua y mejorar los sistemas de distribución. El consumo de agua en todo el país se redujo de 171 L/d per cápita a 104 L/d per cápita, lo que también ayudó a la seguridad del agua.

Las empresas de servicios públicos de todo el mundo están haciendo esfuerzos para detener esas pérdidas de agua. Por ejemplo, un grupo de consultoras danesas y empresas de servicios de agua han colaborado en misiones de intercambio de información con representantes de los sectores del agua en países como China, Taiwán, Abu Dhabi, Mali y Sudáfrica.

Los muchos beneficios de reducir la pérdida de agua incluyen la reducción del costo de producir agua potable, así como el aumento de los suministros de agua, la reducción de las presiones sobre los recursos hídricos locales, la mayor eficiencia operativa y muchos otros ahorros. Los expertos dicen que juntos, estos pueden hacer que una empresa de servicios públicos sea más sustentable. Pero sin encuestas exhaustivas y efectivas de las redes locales de suministro de agua, este tipo de esfuerzo de conservación es irrelevante.

Ress y Roberson concluyeron lo siguiente:

Los administradores del sistema de agua deben adoptar un enfoque holístico de gestión de riesgos al planificar los suministros futuros para satisfacer las demandas futuras y comprender y minimizar la pérdida de agua debe ser parte de ese enfoque.

Estrategias para Combatir la Pérdida de Agua

En algunas áreas del mundo, el robo de agua es un problema muy grave. En el sudeste asiático, la manipulación de medidores es relativamente común. Según los informes, los clientes han utilizado varios medios para alterar las lecturas de sus medidores, incluido el uso de imanes para desactivar los medidores. Los expertos dicen que los servicios públicos podrían aliviar la manipulación de tecnologías de medición avanzadas.

La evaporación es una problemática particularmente desafiante. Algunas áreas están explorando proyectos de almacenamiento de agua subterránea para aliviar este tipo de pérdida. Usando un enfoque diferente, 96 millones de esferas de plástico negro flotaron en la superficie del embalse de Los Ángeles y redujeron la evaporación en un 90%.

La Asociación Internacional del Agua señaló que a pesar de describir las “mejores prácticas” para abordar el tema, las pérdidas de agua continúan, particularmente dentro de los sistemas de distribución y muchas empresas de servicios de agua aún no logran abordar el problema. Agregó lo siguiente:

El agua sin contabilizar es una de las metas más fáciles de lograr para mejorar la eficiencia de los servicios de agua en todo el mundo. […] En todo el mundo todavía vemos que el agua sin contabilizar representa del 25 al 50 por ciento del suministro total de agua y en los mercados emergentes hemos experimentado hasta el 75 por ciento del agua sin contabilizar.

Descentralización del Tratamiento de Agua

Las fugas ocupan un lugar destacado en la lista de culpables del agua sin contabilizar. Un recurso casi sin explotar en la lucha contra las fugas es la descentralización. El tratamiento de agua descentralizado es la colocación del tratamiento cerca del suministro y donde se necesite, una estrategia que por naturaleza requiere menos tuberías. Menos tuberías significa menos tuberías para instalar, menos tuberías para mantener y menos tuberías que puedan desarrollar las fugas que conducen al agua sin contabilizar.

Por ejemplo, una empresa de servicios de agua que sirve a una comunidad costera periférica podría establecer una pequeña planta de desalinización en el sitio en lugar de construir o reemplazar millas de tuberías costosas, con fugas y vulnerables al robo.

En aquellos lugares donde exista agua superficial o subterránea disponible para el tratamiento cerca de una fuente de necesidad, como un área industrial o turística, las unidades de tratamiento de agua envasadas pueden establecer rápidamente el tratamiento de agua potable en prácticamente cualquier entorno.

Los avances más nuevos y de baja energía como el reactor de biofilm de membrana aireada (MABR) pueden convertir fácilmente las aguas residuales en efluentes de alta calidad para su uso en sistemas de “tubería púrpura” y aplicaciones no potables como el riego agrícola o paisajístico. Este reúso de agua crea una fuente de agua facturable a partir de lo que alguna vez fue un desperdicio. Incluso el reúso potable directo está ganando la aceptación de manera gradual en el mundo desarrollado, incluyendo dentro de los Estados Unidos continentales en Arizona.

En un momento de aumento global de la demanda de agua y disminución de los suministros, el agua sin contabilizar es una carga global que la gestión del agua no puede permitirse, y satisfacer la demanda mundial de agua requerirá la apertura a nuevos enfoques.