Newark Está Obteniendo Plomo en el Agua Potable | Fluence

Después de dos años de medidas provisionales para proporcionar agua potable sin plomo a sus residentes, en agosto de 2019, la ciudad de Newark en Nueva Jersey, anunció un plan de US$ 120 millones para renovar su antigua red de tuberías.

El alcalde anuncia el plan que reemplazará 18.000 tuberías subterráneas de plomo en la ciudad más grande de Nueva Jersey

La infraestructura hídrica desgastada, anticuada y a veces peligrosa es un gran problema para 58.000 municipios individuales en los Estados Unidos y, para hacer las cosas más difíciles, no hay un organismo centralizado a cargo del problema. En 2017, la idoneidad de la infraestructura de agua de nuestra nación obtuvo el grado D en la boleta de calificaciones emitida por la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles. Pero reemplazar las tuberías subterráneas es costoso, lo que hace que la tentación de posponer la renovación de la infraestructura de agua por unos años más sea demasiado atractiva para resistir, hasta que ocurra algo crítico.

Crisis del Agua Potable de Newark

En junio de 2017, los niveles de plomo en el agua potable en Newark, Nueva Jersey, se elevaron por encima del nivel de acción federal de 15 partes por mil millones, lo que provocó acciones legales. Alrededor del 10% de los hogares publicaron el doble del nivel de acción federal. Para el mes de octubre, la ciudad descubrió que la contaminación por plomo era un problema de salud pública grave y distribuía 19.000 filtros de agua, pero incluso con los filtros, se observaron niveles por encima del límite en algunos hogares en agosto de 2019.

La ciudad de Newark luego ordenó la distribución de agua embotellada, pero no fue fácil, con los residentes esperando en las filas durante una hora en el calor para recogerla. Y luego, una nueva serie de pruebas realizadas en los filtros distribuidos en la ciudad, el mismo tipo utilizado en Flint, Michigan, mostraron que no estaban eliminando adecuadamente el plomo. Pero incluso sin considerar la calidad, el costo de la filtración generalmente hace que el reemplazo de tuberías sea más rentable.

En cuestión de semanas, los funcionarios de la ciudad anunciaron un nuevo plan acelerado de US$ 120 millones para renovar la antigua red de tuberías de Newark. Con el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy y numerosos funcionarios presentes, el alcalde de Newark, Ras Baraka, anunció que el plan reemplazará 18.000 tuberías subterráneas de servicio de plomo en la ciudad más grande de Nueva Jersey en los próximos 24 a 30 meses, un plazo de finalización mucho más corto que la estimación anterior de 10 años. Las autoridades aseguraron a los 285.000 residentes de Newark lo siguiente: «Vamos a hacer esto tan rápido como sea humanamente posible». El proyecto de reemplazo será el primero de su tipo en su tamaño y escala para el estado y uno de los primeros en los Estados Unidos en un plazo tan corto.

Crisis Nacional de Reemplazo de Tuberías

En general, al remediar estas crisis, los proyectos urgentes cuestan más, tanto en términos financieros como en términos de confianza pública. Newark probablemente será una historia de advertencia para los municipios de todo el país. La escala de las necesidades de infraestructura hídrica a nivel nacional es significativa.

La Agencia de Protección Ambiental dijo que mantener el cumplimiento de la Ley de Agua Potable Segura costará US$ 384 mil millones, y se necesitarán US$ 271 mil millones en inversión de capital para mantener el cumplimiento de la Ley de Agua Limpia. La American Water Works Association (Asociación Estadounidense de Obras Sanitarias) estima que se necesitará un billón de dólares solo para reemplazar las tuberías de la Segunda Guerra Mundial, sin considerar el costo de las reparaciones en las plantas de tratamiento de agua.

Moralejas de la Crisis del Plomo

Aunque el plan de saneamiento de Newark aún no se ha implementado, no es demasiado pronto para sacar lecciones de la crisis. Primero, las soluciones provisionales, como la instalación de sistemas individuales de filtración doméstica, se han visto afectadas tanto por los altos costos como por los problemas de control de calidad. Aunque la inversión inicial puede ser alta, en última instancia, reemplazar las tuberías es la solución menos costosa y más efectiva. Finalmente, aunque una crisis puede estimular la voluntad política, es costoso esperar hasta que un problema conocido de agua se convierta en una emergencia de salud pública, no solo por el costo del trabajo acelerado, sino también en términos de salud pública y confianza pública.