MABR de Fluence Domina Prueba de la Universidad de Stanford | Fluence
Tratamiento de Efluentes de MABR

Durante las pruebas, la planta piloto en la Universidad de Stanford funcionó a una capacidad de 3.000 GPD (11 m3/d).

La prueba de un año de duración del tratamiento de efluentes revolucionario certifica el cumplimiento de MABR en lo que respecta al reúso no potable del Título 22

Después de una prueba piloto de un año de duración de la tecnología de tratamiento de efluentes del reactor de biofilm de membrana aireada (MABR) de Fluence en el Centro Codiga de Recuperación de Recursos (CR2C), en la Universidad de Stanford, el equipo del CR2C ha publicado los resultados provisionales declarándolo un éxito. Las pruebas establecieron el cumplimiento del proyecto con los estándares estrictos del Título 22 de California para el reúso del agua no potable, con un límite total de nitrógeno de 10 mg-N/L. La planta operó a una capacidad de 3.000 GPD (11 m3/d).

Una característica de la exitosa estrategia de Fluence en China ha sido la puesta en servicio de plantas de referencia preliminares para cumplir con los estándares locales de PRC 1A y demostrar el desarrollo de la tecnología MABR. La estrategia ahora se mantiene en la medida en que la empresa ingresa en el mercado de California en cumplimiento con los estándares locales del Título 22.

California, que tiene la quinta economía más grande del mundo y es una potencia agrícola, ha estado plagada de años de sequías recurrentes. Debido a la inversión a gran escala en infraestructura de agua a través de su Propuesta 1, de US$7,5 mil millones, los estrictos estándares de agua del Título 22 y su innovadora legislación para restaurar cuencas, el estado avanzado de California fue el candidato ideal para realizar las pruebas e instalar el revolucionario MABR de Fluence para aprovechar al máximo los limitados recursos hídricos del estado.

La prueba de Stanford de un año de duración fue significativa no solo porque abre la puerta a las soluciones Fluence MABR en California, sino que también marcó la entrada de MABR en el mercado de los Estados Unidos. Si bien una planta MABR de Fluence ha estado operando en las Islas Vírgenes de los EE.UU. –sobreviviendo al golpe directo de un huracán de Categoría 5– la planta de Stanford CR2C es la primera MABR que opera en la parte continental de los EE.UU.

Durante el período de prueba, se probó que los módulos MABR eliminan el nitrógeno total (TN) a <3 mg/L y el fósforo total (TP) a <0.3 mg/L. Estos niveles cumplen con los nuevos estándares de descarga en la Bahía de Chesapeake y permitirán que Fluence haga una oferta en el próximo proyecto de Maryland.

Nueva Tecnología Innovadora

¿Cuál es el motivo para que el tratamiento con Fluence MABR sea revolucionario? Primero, los módulos MABR permiten que la ejecución de procesos que antes requería que se llevaran a cabo en múltiples tanques se realice en un solo tanque, entregando mayores volúmenes de efluentes de alta calidad dejando una huella mucho más pequeña.

Además, la aireación pasiva a una presión cercana a la atmosférica también reduce hasta un 90% los costos de energía para la aireación, tradicionalmente el proceso más costoso en el tratamiento biológico.

Asímismo, las unidades Paquetizadas Inteligentes Aspiral™ envasan el tratamiento de efluentes MABR de clase mundial en contenedores de envío estándar que son fáciles de enviar a todo el mundo. Son ideales para establecer el tratamiento descentralizado con poca preparación del sitio, construcción o tuberías.

Con sus reducidas necesidades de energía, MABR también hace posible la operación con fuentes de energía alternativas para un mercado significativamente expandido.

La Instalación CR2C

El sitio de las pruebas fue el innovador Centro Codiga de Recuperación de Recursos William y Cloy en la Universidad de Stanford, una instalación diseñada específicamente para probar y acelerar el despliegue de nuevos sistemas de recuperación de recursos de agua y energía. La planta piloto de Fluence presenta, una «filtración fina, dos módulos MABR en serie, inyección de coagulante para la eliminación de fósforo, un aclarador secundario con reciclado de lodo activado de retorno y un filtro de arena para el pulido terciario seguido de cloración para desinfección de efluentes».

El campus universitario suministró los efluentes para la prueba, pero debido a que Stanford ya ha avanzado en la conservación del agua, los efluentes están más concentrados que en la mayoría de los escenarios, por lo que otra prueba de varios meses comenzará con efluentes más diluidos.

Junto con la gran incursión de Fluence en el mercado chino en este año, la finalización de las pruebas CR2C de Stanford promete otro gran avance para la misión de Fluence al brindar un tratamiento descentralizado de agua sustentable, en cualquier parte del mundo.