Seleccionar página

Cada vez se está considerando más y más el reúso del agua para el tratamiento de agua producida proveniente de la fractura hidráulica de la industria del petróleo y gas.

En la medida que aumenta la fractura hidráulica, los estados y los operadores están repensando la gestión del agua producida

La fractura hidráulica o fracking, es una técnica para estimular la producción en un pozo de petróleo o gas mediante la inyección de grandes cantidades de líquido a presión, lo cual crea fisuras. Cada pozo es diferente, pero según StateImpact Pennsylvania, el fracking requiere un promedio de 4.4 millones de galones de agua por pozo, suficiente para llenar más de seis piscinas olímpicas.

Con la sequía persistente y la escasez de agua en muchas partes del mundo, incluyendo Oklahoma y otros estados, la utilización de agua limpia para la producción de petróleo y gas ejerce presión sobre las fuentes de agua que se necesitan para el agua potable y riego.

Los fluidos del fracking incluyen a menudo agua reciclada de fracturas hidráulicas, o “reflujo de agua,” agua del sistema público de agua, agua superficial de cuerpos naturales de agua, agentes de sostén (como arena) para mantener las fracturas abiertas, sal y “productos químicos para disolver minerales, matar bacterias, espesar el líquido, [y] evitar la corrosión de la tubería.”

El agua que se ha utilizado en el proceso de exploración y extracción de petróleo y gas se llama “agua producida”. Por lo general, se ha deshechado en pozos de inyección profunda. Pero con la multiplicación de los pozos de fracking en Estados Unidos más de diez veces entre el 2000 y 2015 a aproximadamente 300.000 pozos, según informado lo por la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos Today in Energy (hoy en la energía), los problemas de abastecimiento de agua y de eliminación de agua producida están motivando tanto a los estados y operadores a encontrar nuevas estrategias, una de ellas es un nuevo énfasis en el reúso de agua producida.

Reúso del Agua Producida en Oklahoma

Existen muchos factores que motivan a Oklahoma para incentivar el reúso de agua, producida, tal como una fuente limitada de agua dulce y de áreas con muchas operaciones en proximidad cercana. Brian Walzel de E&P Hart Energy, en su informe sobre el Foro del Agua de Hart Midcontinent, citó a Michael Dunkel, Vicepresidente del Agua Industrial en CH2M, diciendo, “Esencialmente, el reúso del [agua] gas y petróleo es la alternativa más fácil.”

Otro argumento para el reúso es que un método importante de disposición de agua producida la inyección de pozo profundo, se ha relacionado a un aumento en la actividad sísmica.

Al calcular los costos para las alternativas a los pozos de inyección profunda, tales como esos asociados a las tuberías para el reúso, los ahorros de la actividad sísmica disminuida y el favor público creciente concurrente pueden encontrar correctamente su resultado final.

La Junta Directiva de Recursos de Agua de Oklahoma recomendó en su informe Agua para el Reúso y Reciclaje del Agua Producida para el 2060 que para hacer digno del gasto la infraestructura costosa para transportar el agua producida para el reúso, incluso con un proceso de reúso mucho más barato, aún sería necesario un esfuerzo del equipo de colaboración de recursos entre organizaciones para hacerlo financieramente atractivo.

Sin embargo, la inversión inicial en la infraestructura para mover el agua a partir de un sitio a otro, ha sido demasiado alta para la mayoría de los operadores. Así, el interés inicial en la expansión del reúso de agua producida se ha centrado en actividades de petróleo, donde muchas operaciones de fractura hidráulica se concentran en un área limitada, lo que limita la distancia que el agua producida debe ser transportada al sitio de tratamiento.

Tratamiento Descentralizado para Reúso

Hasta ahora, la mayor inversión en el reúso del agua producida ha sido limitada a unas pocas empresas. Las exploraciones relativamente aisladas no son capaces de compartir los costos y recursos, haciendo menos atractiva la inversión en el reúso.

Debido al alto costo de la infraestructura, el tratamiento descentralizado de agua tiene sentido. El agua se puede tratar en las plantas de tratamiento de agua en contenedores, que se pueden mover a partir de un pozo a otro según sea necesario.

Sharon Dunn de The Greely Tribune explicó lo siguiente: “El fracking toma cerca de dos a tres días en lo que es aproximadamente un proceso de 10 a 14 días de perforación y de finalización del pozo.” El tratamiento se puede dimensionar simplemente agregando más unidades.

MANTÉNGASE CONECTADO

Regístrese para conocer las últimas noticias, tendencias e innovaciones en tratamiento de aguas, efluentes y reúso.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.