Seleccionar página

Las líneas de agua muestran el descenso de los niveles de agua en el lago Mead. Los niveles por debajo de los 327 metros (1.075 pies) exigirían cortes de uso de agua por parte de Nevada y Arizona, pero, por ahora, la predicción es para 332 metros (1.089 pies), 4 metros (14 pies) por encima del nivel desencadenante.

El hidrólogo señala a largo plazo la “aridificación” en lugar de la “sequía” temporal

En los Estados Unidos, los estados occidentales han estado en auge, pero se enfrentan a un desafiante futuro de agua, una situación que ha sido ilustrada vívidamente por un reciente aluvión de incendios forestales. Y es un problema caro en otros aspectos. Ted Cooke es el administrador general del sistema de canales de desvío del Proyecto Arizona Central de 336 millas (540 km), que lleva el agua del río Colorado al 80% de los residentes de Arizona. Advirtió lo siguiente:

[L]a gente ciertamente debería ser consciente de que el agua — la importación de un bien escaso en un entorno desértico- es cara y, con el cambio climático, va a ser aún más cara.

La declaración de Cooke le pisa los talones a las predicciones recientes de la Oficina de Reclamación de los Estados Unidos: En enero de 2021, los niveles vitales de agua del embalse probablemente serán 5 metros (16 pies) más bajos en el lago Powell y 1.5 metros (5 pies) más bajos en el lago Mead que los niveles observados un año antes.

El Control de la Sequía de los EE.UU. ha declarado que el 100% de Colorado es anormalmente seco o que experimenta condiciones extremas de sequía y ha declarado gran parte del oeste en varias etapas de sequía.

Sin embargo, los niveles previstos para el embalse no han sido lo suficientemente bajos como para desencadenar fuertes cortes de agua a las zonas metropolitanas y las tierras de cultivo. Los niveles por debajo de los 327 metros (1.075 pies) en el lago Mead exigirían cortes de uso de agua por parte de Nevada y Arizona pero, por ahora, la predicción es para 332 metros (1.089 pies), 4 metros (14 pies) por encima del nivel desencadenante. Cooke dijo lo siguiente:

Faltan por lo menos un par de décadas hasta que nos encontremos diciendo, ‘No tenemos una gota más para la siguiente persona que venga aquí.’

Río Colorado en Peligro de Extinción

Las apuestas son altas para el Río Colorado. En el 2013, American Rivers apodó al Río Colorado “El Río Más Amenazado de América”. El mismo respalda:

  • 40 millones de personas
  • 15% de la producción agrícola de EE.UU.
  • 13% de la producción ganadera de EE.UU.
  • Una economía recreativa acuática de US$26 mil millones de dólares
  • 30 especies de peces nativos
  • El último hábitat ribereño de la Ruta Pacífica Norteamericana

Con las nevadas del invierno pasado, las esperanzas aumentaron con la idea que los modelos climáticos estuvieran equivocados. Pero esas esperanzas se desvanecieron cuando el clima húmedo no aguantó. Colby Pellegrino, director general adjunto de recursos de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada, anunció la cruda realidad:

El futuro del río va a ser más seco que en el pasado. […] Cada sector va a tener que aprender a hacer más con menos.

Acuerdo del Agua del Río Colorado

En 2019, Arizona, California, Nevada, Colorado, Nuevo México, Utah y Wyoming, los siete estados en la Cuenca del Río Colorado, acordaron presentar planes de contingencia de sequía en las profundidades de una de las peores crisis de agua que el río ha padecido. Este año, los tres estados de la Cuenca más sedienta del Bajo Colorado acordaron un plan de contingencia por sequía, reforzando las medidas voluntarias de conservación del agua anteriores para evitar que los niveles de agua en los embalses importantes bajen a niveles peligrosos.

Sin embargo, si bien las autoridades hídricas afectadas por el acuerdo de 2019 consideran que las preocupaciones de agua a corto plazo son manejables, el futuro del agua de la región parece más preocupante en las próximas décadas. El clima cada vez más cálido y seco está reforzando el consenso en climatología de que el suroeste puede seguir esperando condiciones más cálidas y secas. Un hidrólogo de la Universidad Estatal de Colorado, Brad Udall, que estudia los flujos del río Colorado, hace referencia a las condiciones en el oeste como “aridificación” ya que “sequía” implica un estado temporal. Expresó que es probable que los promedios del siglo XX no regresen durante siglos.

Contacte a Fluence para obtener ayuda para aprovechar al máximo cada gota de agua disponible.