El Agua Subterránea de los EE. UU. es Más Limitada de lo que se Supone | Fluence

En muchas partes de los EE. UU., los agricultores dependen del agua subterránea para irrigar sus campos. Se ha asumido durante mucho tiempo que había un suministro confiable de agua dulce en “acuíferos fósiles” profundos, pero los investigadores están descubriendo que éstos a menudo contienen agua salobre que no es adecuada para el riego.

Los ‘acuíferos fósiles’ profundos tienen más probabilidades de lo esperado de ser salobres o estar contaminados

En la medida en que se acelera el agotamiento de las aguas subterráneas en los Estados Unidos, la civilización ha respondido con una perforación de pozos más profundos. que resulta insostenible. La intervención de los “acuíferos fósiles” profundos ofrece una solución rápida a la escasez de agua, pero la estrategia puede resultar incluso más efímera de lo esperado. Los nuevos estudios muestran que la nación tiene significativamente menos agua subterránea que la estimada anteriormente, y tanto los factores de superficie como los subterráneos justifican una revisión de la estimación.

En lo que respecta a los factores de superficie, por supuesto que la perforación y el exceso de bombeo para satisfacer la demanda agotan los acuíferos y, al mismo tiempo, la polución como los nitratos y los productos químicos de PFAS están contaminando el agua subterránea desde la superficie hacia abajo.

Se entiende que la posibilidad de contaminación por actividades humanas se correlaciona con el tiempo que hace que se depositó el agua en el suelo. Por lo tanto, se podría sostener que el agua profunda y subterránea de Holoceno que se infiltró poco después de la Edad de Hielo estaría a salvo de la contaminación.

Pero un nuevo estudio realizado por Scott Jasechko y Debra Perrone et al. descubrió que la mitad de los pozos dominados por el agua fósil analizada contenían rastros de elementos que indicarían que el agua subterránea más joven se podría estar infiltrando en acuíferos fósiles profundos. Por extensión, los acuíferos profundos pueden estar más expuestos a los contaminantes modernos de lo que se pensaba.

Amenaza Desde Abajo

Otro estudio reciente de Grant Ferguson, Jennifer C McIntosh, Debra Perrone y Scott Jasechko tomó un enfoque de abajo hacia arriba. Los investigadores demostraron que lo que una vez se pensó como una vasta reserva de agua dulce en las cuencas más importantes de la nación, a menudo resultó estar contaminada con sal de formaciones rocosas y mares antiguos.

Dicha contaminación comienza a unos pocos cientos de metros hacia abajo, lo que está mucho más cerca de la superficie que el rango de 3.200 a 6.500 pies (1-2 km) que se había asumido anteriormente. Si bien no es tan salada como el agua de mar, el agua salobre es demasiado salada para beber y utilizar en riego. Todavía se puede desalinizar con más facilidad que el agua de mar, por lo que puede ser un recurso de agua potable viable lejos tierra adentro, pero todavía requiere dinero y energía para el tratamiento.

Otra amenaza al agua a mil pies de profundidad es una gran cantidad de químicos de exploración de gas y petróleo y operaciones de fracking que amenazan con contaminar las aguas subterráneas, especialmente donde los acuíferos y la exploración de petróleo y gas están cerca o incluso superpuestos.

Algunas comunidades desalinizan el agua de los acuíferos salobres para beber y, en el futuro, es posible que haya más. Una vez se pensó que el agua salobre era de uso limitado, pero con la revolución de la eficiencia de costos en la tecnología de desalinización la contaminación de los acuíferos de agua salobre con productos químicos de la exploración de petróleo y gas puede, de hecho, estar dañando un posible recurso de agua potable.

Suministros de Aguas Subterráneas Menos Profundas

Aunque las reservas de agua subterránea fresca en el este de los Estados Unidos sorprendentemente tienden a ser menos profundas, en los estados a ambos lados del agua subterránea de Mississippi se ha demostrado que son mucho más superficiales y, por lo tanto, tienen un suministro más limitado de lo que se suponía anteriormente. La perforación profunda para aguas subterráneas fósiles, que ya era una estrategia a corto plazo, puede que ni siquiera sea viable en muchos lugares.

Ahora que parece que las perforaciones profundas para aguas subterráneas pueden ser un enfoque con menos visión del futuro de lo que parecía inicialmente, se deben hacer inversiones a largo plazo para asegurar los suministros de agua. Por ejemplo, el tratamiento descentralizado de agua producida de petróleo y gas en el sitio permite su reutilización, preservando los suministros de agua dulce. Los efluentes tratados para su reúso y el agua salobre desalinizada se pueden utilizar para recargar los acuíferos. La acción se debe adoptar antes incluso de que los acuíferos profundos ya no puedan proporcionar una solución rápida de agua dulce.