Seleccionar página

Dado que las sequías son cada vez más probables en el Reino Unido, los funcionarios predicen una crisis del agua dentro de 25 años si las medidas no se ponen en acción.

La conservación individual y la reducción del agua perdida por las fugas son las primeras líneas de defensa

El cambio climático sumado al crecimiento es igual a una amenaza existencial.” La escasez de agua en el Reino Unido colocará a la nación en “las garras de la muerte” dentro de 20 años, especialmente en el sudeste muy poblado del país. Estas no son las palabras de un pájaro de mal agüero. Son los comentarios de 2019 de Sir James Bevan, jefe de la Agencia de Medio Ambiente (EA) del Reino Unido.

Las garras de la muerte” suena como una hipérbole, pero es un término estadístico no oficial del Reino Unido para el punto donde las líneas proyectadas de disminución del suministro de agua y el aumento de la demanda de agua se cruzan en un gráfico. La Oficina Nacional de Auditoría estima que las líneas podrían cruzarse como muy pronto en 20 años a medida que las precipitaciones y la sequía impredecibles reduzcan la oferta entre un 10 y un 15% y una población futura de 75 millones alcance el máximo en la demanda.

Llamado a la Acción

El agua que no genera ingresos es un problema importante en el Reino Unido, donde 3 mil millones de L/d se fugan de tuberías en Inglaterra y Gales. Cortar con esta pérdida del 20% a la mitad crearía un ahorro equivalente al uso diario de agua de 20 millones de personas. Al combinar ese ahorro con un consumo personal reducido a 100 L/d a través de medidas como los accesorios de flujo y la toma de duchas más cortas, se ahorraría suficiente agua para proporcionar a 20 millones de personas más para el 2050. Michael Roberts de Water UK declaró lo siguiente:

[…] la buena noticia es que el consumo doméstico ha estado bajando durante la última década y, en términos de pérdidas, estamos perdiendo un tercio menos que hace 30 años, pero hay mucho más que hacer.

Las pérdidas son difíciles de localizar y reparar en un sistema compuesto por más de 200.000 millas de tuberías y 24 millones de conexiones.

Otros Factores

Aunque el 2020 comenzó con abundantes precipitaciones, incluyendo el febrero más húmedo registrado, en mayo la tendencia había cambiado, con el Reino Unido recibiendo el 50% de sus precipitaciones promedio para el mes. Esta variación entre los extremos no permite un ciclo de agua saludable. Con fuertes lluvias en el 2019, por ejemplo, Inglaterra sufrió, inundaciones atípicas extendidas, suficientes para crear sumideros en la M25, pero las aguas pluviales tienden a precipitarse por los ríos y el mar antes de que pueda recargar las aguas subterráneas en los acuíferos. Los proyectos de embalses retienen el agua de las inundaciones para tiempos más secos, pero se han enfrentado a barreras de costos y a la feroz oposición de los ambientalistas.

Hasta ahora, la desalinización se ha utilizado generalmente en emergencias, pero a medida que los costos bajan, podría convertirse en una parte regular del suministro de agua del Reino Unido.

La industria ha perseguido de manera activa el reúso de agua y la Agencia del Medio Ambiente está poniendo el foco en el uso doméstico.

Crítica por la Inacción

Más de un año después de la dura advertencia de Bevan, un informe condenatorio del 2020 del Comité de Cuentas Públicas ha acusado al sector del agua “pesado” y “totalmente inaceptable” del Reino Unido, que fue privatizada en 1989, de no hacer ningún progreso durante 20 años en la reparación de pérdidas que cuestan a la nación miles de millones de litros de agua todos los días.

El informe se produce como parte de un diluvio de críticas después de que las nueve compañías de agua de Inglaterra fueron sorprendidas descargando efluentes no tratados en drenajes pluviales más de 200.000 veces solo en 2019. La Agencia de Medio Ambiente ha presentado múltiples demandas contra Thames Water por dichas infracciones y otras.

Pero la crítica del Comité también recayó en la falta de un liderazgo adecuado. La presidente del Comité, Meg Hillier, dijo:

Las palabras vacías sobre compromisos climáticos y campañas de información pública sin fondos nos llevarán al mismo lugar donde llegamos los últimos 20 años… a ninguna parte.

Es un tema con el cual los gestores de agua se enfrentan cada vez con más frecuencia: Cuando se trata de infraestructura de agua, la elección es “pagar ahora, o pagar más tarde”, y “ahora” es más barato, tanto económica como políticamente.