Intervenir el Agua de Inundación de Texas para la Recarga de Acuíferos | Fluence

Desde el 2004, un proyecto de inyección de acuíferos en San Antonio, Texas, ha almacenado alrededor de 190 millones de m3 de agua en el acuífero Carrizo-Wilcox.

Un estudio ha descubierto que las aguas pluviales que se lavan en el Golfo podrían reponer los acuíferos, si se pueden capturar y almacenar

Las inundaciones en Texas han acentuado durante mucho tiempo la historia del estado, incluso entrando en la cultura popular. Pero a pesar de que Texas puede ser legendario por su cuota de lluvia, el volumen de aguas pluviales de Texas nunca se había cuantificado.

Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Texas ha aclarado el misterio. Las investigadoras, Qian Yang y Bridget R. Scanlon, estimaron el volumen de aguas pluviales en los principales ríos de Texas durante flujos de gran magnitud (HMF, por sus siglas en inglés) y determinaron que los acuíferos costeros agotados en Texas ofrecen suficiente capacidad de almacenamiento para capturar la mayor parte. Los investigadores diferenciaron los HMF de los flujos normales considerando los flujos medios diarios de agua del último medio siglo; los flujos que exceden el percentil 95 se consideran de gran magnitud.

Los investigadores concluyeron que entre el 2015 y 2017, 37 km3 de agua HMF podrían haberse capturado de 10 ríos importantes de Texas que desembocan en el Golfo. Debido a que los acuíferos en la costa del Golfo de Texas se han agotado debido a los años de uso de la agricultura y las ciudades, tienen espacio para 20 millones de acres-pies de agua. Ese volumen es igual al del Lago Mead, el reservorio más grande de los Estados Unidos. Tiene suficiente espacio para contener dos tercios del exceso de aguas pluviales en Texas a partir del período de estudio. De manera ideal, las aguas pluviales simplemente se utilizarían para recargar los acuíferos.

Costos para Capturar Aguas Pluviales

Aunque la capacidad de almacenamiento es gratuita y está en espera de ser utilizada, la infraestructura para acceder a los HMF no es gratuita. Las inundaciones pueden llegar en un instante, pero inyectar agua en los acuíferos toma tiempo. El almacenamiento tendría que ser diseñado y construido para contener agua HMF. El equipo advirtió que «los enfoques de ingeniería serán cada vez más importantes para manejar los climas extremos».

La estrategia ya está funcionando en ciudades de Texas de El Paso, Kerrville y San Antonio, pero capturar HMF a nivel estatal requeriría una inversión masiva en planificación y nueva infraestructura. ¿Hay suficiente para justificar un empuje de infraestructura de tal magnitud? Según Bridget Scanlon, investigadora científica senior de la Oficina de Geología Económica de la Universidad de Austin en la Escuela de Geociencias de Jackson, «este estudio es el primer paso, pero parece que vale la pena ir tras el agua».

Aunque el período de estudio entre 2015 y 2017 tuvo una precipitación superior al promedio, los investigadores encontraron que los HMF ocurren con regularidad en los 10 ríos en estudio. Es probable que cada río no experimente HMF en un año determinado, y el 80% de los HMF duran una semana o más, lo que permite más tiempo para aprovecharlos. Los estudios en los ríos San Antonio y Brazos también demostraron que el 65% de los HMF podrían aprovecharse sin dañar el medio ambiente. Los investigadores también determinaron que aprovechar los HMF no infringiría los derechos de agua de los propietarios.

En forma paradójica, si bien Texas es muy conocido por las inundaciones, también es conocido por sus sequías. El nuevo estudio ofrece una estrategia viable para mitigar una con la otra, recargando suministros de agua potable con provisiones excedentes de HMF, que es importante ya que se espera que la frecuencia de sequías e inundaciones extremas aumente con el cambio climático. El estudio refuerza una estrategia de agua de Texas centrada en el reúso de efluentes y almacenamiento de acuíferos subterráneos.