Seleccionar página
Precipitación Pluvial

Las precipitaciones pluviales presentan diversos problemas. Pueden introducir contaminantes en los cursos de agua, pero también pueden ser una importante fuente potencial para el reúso de agua.

La escorrentía pluvial, aquella agua que no es absorbida por el suelo luego de un evento meteorológico, es una fuente potencial de agua con la que las ciudades del mundo han luchado durante décadas. ¿Por qué esto representa un problema?

Ya sea que las precipitaciones se den en forma de agua o hielo, puede resultar un problema para el medioambiente, especialmente cuando se producen en forma intensa y en un corto lapso de tiempo. Cuando ocurre esto en áreas densamente pobladas, se pueden producir daños significativos si no existe una infraestructura adecuada que contenga a dichas precipitaciones.

Tal como lo explica la Agencia de Protección Ambiental:

En aquellas regiones que no están desarrolladas, las precipitaciones por lo general se infiltran en el suelo. Cuando se agregan al paisaje edificios, áreas de estacionamiento, carreteras y otras superficies duras, el suelo no puede absorber el agua. El agua […] corre sobre las calles, las áreas de estacionamiento, los techos y se introduce en los cuerpos de agua o en los drenajes pluviales.

Contaminación de los Cursos de Agua

Por lo general, las precipitaciones pluviales desembocan en los cursos de agua locales. Una cierta combinación de velocidad y volumen puede causar inundaciones o erosión, que a su vez puede desencadenar problemas ambientales en arroyos o ríos urbanos, sobre todo cuando la escorrentía contiene muchos contaminantes. El Centro para la Protección de Cuencas, explica:

La escorrentía pluvial también recoge y lleva consigo muchos contaminantes diferentes que se encuentran en las superficies pavimentadas, tales como sedimentos, nitrógeno, fósforo, bacterias, aceites y grasas, basura, plaguicidas y metales.

Daniel J. Van Abs, un profesor asociado que dicta una materia sobre las prácticas del agua, la sociedad, y el ambiente en la Facultad Rutgers de Ciencias Ambientales y Biológicas, explicó en el New Jersey Spotlight:

Las descargas de aguas pluviales están causando enormes daños a nuestras aguas, y sin embargo nuestro sistema normativo las trata en forma muy diferente a las otras descargas de contaminantes.

El suelo actúa como un filtro natural para estos residuos, que pueden incluir compuestos con altos niveles de nutrientes, y que por lo tanto constituyen una amenaza para la salud de los cursos de agua. Sin áreas plantadas o verdes, las grandes superficies duras de las ciudades pueden generar un enorme volumen de escorrentía contaminada.

Gestión de las Aguas Pluviales

Algunos gobiernos están tratando de abordar esta cuestión mediante la regulación de las aguas pluviales. Por ejemplo, en la Ley del Agua Limpia del año 1987, la EPA reguló los permisos de descarga de escorrentías pluviales para las ciudades. Ciertos enfoques, tales como la exigencia a los desarrolladores para que instalen cuencas de retención o drenaje, no están realmente funcionando bien y no están abordando en forma adecuada las apremiantes necesidades de las ciudades en lo que respecta al suministro de agua potable a sus habitantes e industrias.

Los enfoques más recientes combinan una variedad de prácticas de gestión, incluyendo el reúso de agua; el desarrollo de humedales construidos, estructuras de techos verdes u otras áreas naturales que contienen y abordan en forma eficiente el problema del agua de lluvia. Otros enfoques interesantes son los proyectos de infiltración que lentifican el agua para ayudarla a que se infiltre en el suelo y recargue los acuíferos locales.

La recolección y tratamiento del agua de lluvia para reúso ayuda a las comunidades a volverse más sustentables y resilientes, particularmente durante períodos de escasez de agua. El agua puede ser tratada para ser utilizada en el riego, en reúso no potable, o para el enfriamiento de equipos en las plantas. Y además, se protegen los cursos de agua.

La importancia de la captura de las aguas de lluvia no se puede subestimar, según señala Adel Hagekhalil, director asistente de la oficina de saneamiento de Los Angeles, quien le dijo a Los Angeles Times.

No sólo se está logrando la recarga del agua subterránea. […] Se está afrontando la cuestión de la calidad del agua. Se están reverdeciendo las comunidades. Se está enfrentando el tema de las inundaciones.

Imagen de abramovtv/123RF.

MANTÉNGASE CONECTADO

Regístrese para conocer las últimas noticias, tendencias e innovaciones en tratamiento de aguas, efluentes y reúso.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.