Seleccionar página

El año pasado, en la ciudad portuaria chilena de Valparaíso, las precipitaciones fueron aproximadamente un 80% inferiores al récord anterior más bajo.

Los suministros de agua decrecientes son un desafío particular teniendo en cuenta la pandemia COVID-19

A pesar de recibir un poco de lluvia, a partir de mayo, la nación sudamericana de Chile está entrando en el décimo año de su peor sequía en 60 años, y algunos agricultores chilenos ahora se ven obligados a sobrevivir a base del camión cisterna de agua. Es estrictamente para uso personal, tienen prohibido usarlo para riego o lavar ganado. Pero gran parte del ganado ya se ha vendido en la última década en la medida en que el suelo fértil de Chile se convirtió en polvo, en muchas áreas llegó hasta los lechos de los ríos. La pequeña cantidad de acumulación de nieve en los Andes ha significado que no hay nieve de deshielo para el riego, por lo que los pequeños agricultores no se molestaron en plantar cultivos. Incluso los cactus se están secando y muriendo.

Cuatrocientas mil familias, alrededor de 1,5 millones de chilenos, están sobreviviendo en base a 50 L/d de ración de agua provenientes de camiones cisterna. En Santiago y Valparaíso, en el centro de Chile, la precipitación fue del 80% por debajo del nivel más bajo registrado con anterioridad. Hacia el norte, en Coquimbo, la precipitación bajó el 90%.

Las proyecciones de déficit de agua no son optimistas, debido al cambio climático continuo. Se espera que Chile se enfrente a más extremos y al estrés hídrico más grave en el Hemisferio Occidental durante las próximas cuatro décadas. Sin embargo, se espera que aproximadamente 7 millones de chilenos en la Región Metropolitana se enfrenten a un elevado peligro de inundación, ya que la gestión del agua tiene dificultades con datos escasos, tuberías con fugas, uso ineficiente del agua y conflictos de aguas subterráneas.

Eduardo Bustos, del Centro de Cambio Global, dijo lo siguiente:

Lo que necesitamos es entender nuestra diversidad climática. Tenemos agua en abundancia en el sur de Chile, pero no aquí. Necesitamos urgentemente un marco regulatorio sólido y una cultura para ahorrar en lugar de efluentes. El césped verde y las piscinas y parques con césped no son compatibles con esta nueva realidad.

Sequía y COVID-19

Teniendo en cuenta que el saneamiento adecuado y el lavado frecuente y minucioso de las manos son la primera línea de la defensa contra el nuevo coronavirus, es difícil imaginar un momento peor para que la pandemia COVID-19 golpee a Chile.

Chile ha tenido más de 300.000 casos confirmados de COVID-19, con casi 9.000 muertes. Las ONG están instando al gobierno a asegurarse de que todos tengan acceso al agua durante este momento crítico. Como dijo Matias Asun, director de Greenpeace-Chile: “Tener jabón es inútil si no hay suficiente agua para lavarse con él”.

Recursos Hídricos No Tradicionales

Incluso con la sequía, la agricultura de alta intensidad en el valle central de Chile logra continuar, con granjas más grandes perforando rutinariamente 100 metros hacia abajo en búsqueda de agua, pero son demasiado caras para la mayoría de los chilenos y están agotando lo último que queda de aguas subterráneas accesibles.

El Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés) también señala que el riego agrícola, que podría representar el 68% de la demanda de agua de la Región Metropolitana de Chile, se debe a una actualización a sistemas más nuevos que pueden aumentar la eficiencia en un 30%. Además, el reciclaje de efluentes también puede desempeñar un papel en la seguridad de los suministros de agua.

En Chile, el agua es legalmente un recurso público, pero históricamente ha habido pocos conflictos por el uso del agua del sector privado. Pero la sequía ha cambiado eso. Las empresas mineras en particular han sido el centro de los motivos de la protesta, y los nuevos marcos legales están obligando al sector minero chileno a utilizar fuentes de agua nacionales, especialmente la desalinización.

La nueva realidad del agua de Chile está presentando demandas a la nación como no se ha visto antes. A medida que el clima en una región se vuelve más árido, tiene más sentido que nunca aprovechar al máximo cada gota. Contacte a Fluence para obtener su experiencia, tecnología y financiación para ayudar a abordar las sequías más desalentadoras en cualquier parte del mundo.