Sequía Azota el Caribe | Fluence

Se espera que las islas del Caribe como Aruba enfrenten una sequía prolongada hasta septiembre.

Las estrategias de gestión del agua, como la desalinización y el reúso del agua, pueden aprovecharse para producir agua potable

El Instituto Caribeño de Meteorología e Hidrología (CIMH, por sus siglas en inglés), con sede en Barbados, advirtió que, debido en parte a la debilidad de El Niño, las condiciones de sequía continuarán en muchas naciones caribeñas hasta julio y septiembre. Se espera que las islas ABC de Aruba, Bonaire y Curazao, junto con Belice y las Antillas Menores, sean las más afectadas por la sequía continua. Aunque se espera un aumento de la precipitación, la temporada de lluvias de este año no se espera que sea tan húmeda como la mayoría.

La sequía comenzó con un período seco de abril que se intensificó a principios de junio llegando a condición de sequía. La sequía hasta el momento ha afectado gravemente al norte de Belice, al extremo oriental de Cuba, a las islas de Sotavento del norte, a la Guayana francesa costera y a las partes occidentales de Trinidad. Se temen condiciones de sequía más prolongadas en Barbados, el sur de Belice, el sur de República Dominicana, Guayana Francesa, el suroeste de Haití, Martinica y Trinidad. Pero las esperanzas son suficientes para que llueva lo suficiente como para eliminar la sequía desde octubre hasta fin de año. Desafortunadamente, los períodos húmedos pueden ser lo suficientemente extremos como para causar inundaciones.

¿Se Está Convirtiendo el Caribe en un Desierto?

Las proyecciones actuales solo abarcan el resto del 2019, pero surgen preocupaciones a largo plazo por la degradación de las tierras asociada a la sequía y el cambio climático en el Caribe. Estas preocupaciones fueron llevadas a primer plano por la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD, por sus siglas en inglés) el 17 de junio, el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (WDCDD).

La UNCCD ahora está promoviendo la restauración de la tierra como una forma de prevenir la desertificación y la migración irregular. Otros señalaron la importancia de las prácticas agrícolas. Por ejemplo, la Ministra de Agricultura y Tierras de Granada Yolande Bain-Horsford advirtió lo siguiente:

[Las naciones isleñas] deben enfrentar la dura realidad de los desafíos que enfrenta el sector [agrícola], que incluyen la degradación de la tierra, la falta de prácticas agrícolas sostenibles, las variaciones climáticas y las sequías.

La desertificación a nivel mundial ha dejado a las poblaciones en muchas áreas sin otra opción que abandonar sus países de origen, en la mayoría de los casos para no volver jamás. El jefe de la UNCCD, Ibrahim Thiaw, preguntó:

¿Qué queda para los jóvenes de Haití si el 98 por ciento de su bosque se ha degradado y tienen colinas áridas que ya no pueden generar alimentos? ¿Qué les queda por hacer más que huir?

Nuevas Tecnologías de Tratamiento de Agua

Algunos pequeños estados insulares en desarrollo (SIDS, por sus siglas en inglés) dependen de la recolección de agua de lluvia, que no deja ningún retroceso en tiempos de sequía. Dos estrategias principales, la desalinización y el reúso del agua, pueden proporcionar un suministro de agua más estable incluso ante los cambios climáticos adversos.

La desalinización por destilación comenzó a utilizarse en el Caribe a fines de la década de 1920 y desde la década de 1970, las plantas de ósmosis inversa de agua de mar (SWRO) comenzaron a reemplazar a las plantas más antiguas.

Hoy en día, la desalinización es aún más apropiada debido a la nueva tecnología Paquetizada Inteligente, que posibilita el tratamiento descentralizado en el punto de uso, evitando el gasto de tuberías extensas, lo que puede ser poco práctico debido al terreno insular.

En algunas partes del Caribe, el 85% de los efluentes se canaliza directamente al océano sin tratar, produciendo proliferación de algas dañinas, matando arrecifes de coral y dañando a la importante industria turística. La adopción del tratamiento descentralizado de efluentes podría producir un suministro de agua de “tubería púrpura” para uso no potable, protegiendo los preciosos suministros de agua potable. En particular, las plantas en base a MABR Aspiral™ Paquetizado Inteligente de Fluence producen un muy alto efluente de alta calidad para el riego agrícola. Las plantas de bajo olor y bajo ruido son adecuadas para su uso en áreas turísticas.

La tecnología MABR tiene requisitos de energía muy bajos, lo que la hace ideal para operaciones sin conexión a la red en fuentes de energía alternativas como solar, eólica o de olas, todas ellas abundantes en el Caribe.

Contacte a Fluence para conocer más sobre nuestras soluciones sostenibles de gestión de agua aptas para las islas.