Seleccionar página

Cuando los cuerpos de agua superficial son verdes, a menudo es un indicio de crecimiento excesivo de algas dañinas y la contaminación por nutrientes suele ser la culpable.

Los investigadores están rastreando los cambios de color para estimar la calidad de los cuerpos de agua superficiales

En la era de la fotografía por satélite, los científicos pueden simplemente mirar los ríos para sacar algunas conclusiones precisas sobre la calidad del agua. Un estudio publicado recientemente en la revista Geographical Research Letters explica cómo funciona.

Según los investigadores, un tercio de los ríos en los Estados Unidos han cambiado de color desde 1984 como resultado de las actividades humanas. Para determinar la magnitud del cambio, el equipo de investigación examinó decenas de miles de tramos de río de una milla en Estados Unidos utilizando imágenes de satélite.

Qué Dice el Color del Río Sobre la Salud del Río

Los investigadores encontraron que 11.629 millas de río se habían vuelto más verdes o se habían movido hacia el extremo violeta del espectro, mientras que algunos tramos habían cambiado al rojo. Aproximadamente el 5% de los ríos estadounidenses son de un azul saludable, y aproximadamente el 66% de los ríos estadounidenses son amarillos, lo que indica un alto contenido de barro. El color de un río es un indicio importante de su salud. Las principales causas de los cambios de color en los ríos incluyen lo siguiente:

  • Escorrentía agrícola rica en nutrientes que alimenta la floración de algas
  • Descarga de efluentes sin tratar
  • Represas
  • Esfuerzos de mitigación de la erosión del suelo
  • Temperaturas más altas del agua asociadas con el cambio climático antropogénico

El profesor Tamlin Pavelsky, coautor del estudio, explicó que un tinte verde en el río Ohio, por ejemplo, indica un grave problema de algas alimentado por la escorrentía agrícola, mientras que los ríos que se vuelven menos amarillos muestran que las regulaciones para detener la erosión del suelo están funcionando bien.

Si bien algunos ríos de color verdoso se encuentran dentro del rango normal, el verde es generalmente el color más preocupante porque a menudo muestra la presencia de las algas que causan eutroficación, que agota el oxígeno de los cuerpos de agua, matando la vida acuática y la destrucción de los ecosistemas acuáticos. Los ecosistemas acuáticos no son los únicos que sufren. Las floraciones de algas a menudo son tóxicas y causan daño a los humanos en la tierra. Según el estudio, el 2% de los ríos amarillos de los Estados Unidos se han vuelto verdes.

El problema no se limita a los EE. UU. Un estudio publicado a principios de 2020 cartografió la eutrofización en todo el mundo, y encontró que el 31% de las cuencas de captación estudiadas mostraban altos niveles de lo que parecía ser un crecimiento de algas. Casi el 76% del crecimiento nocivo fue causado por el fósforo en las áreas agrícolas de América del Norte, América del Sur y Europa. Se encontró un crecimiento indeseable de algas debido al enriquecimiento de nitrógeno en el norte de África, algunas regiones del Medio Oriente e India.

Soluciones para Preservar la Salud del Río

¿Qué acciones se pueden tomar para evitar la eutrofización? Los agricultores pueden aplicar fertilizantes con mayor precisión, administrar el drenaje y asegurar la cobertura del suelo durante todo el año. En otra estrategia, se pueden establecer franjas de protección de plantas nativas alrededor de los campos agrícolas para eliminar la escorrentía de la carga excesiva de nutrientes. El uso de efluentes reciclados para riego puede reducir los requisitos de fertilizantes. Debido a que los efluentes reusados ya contienen algo de nitrógeno y fósforo, se necesita menos fertilizante, lo que reduce el riesgo de escorrentía de fertilizantes.

Si bien existen muchas estrategias de prevención y descontaminación que se pueden implementar a nivel de finca, también existen algunas opciones más técnicas.

  • Los efluentes domésticos e industriales pueden tratarse con estándares de calidad más altos antes de devolverlos al medio ambiente. Al mejorar la calidad de los efluentes, las empresas con efluentes con alto contenido de DQO (alimentos y bebidas, por ejemplo) pueden proteger las fuentes de agua locales y evitar costosos recargos o multas por tratamiento.
  • Los efluentes se pueden tratar en el lugar donde se necesite con una tecnología de tratamiento llamada reactor de biofilm de membrana aireada (MABR), que elimina la carga excesiva de nutrientes.
  • Las operaciones de recuperación de recursos se pueden agregar a las plantas de tratamiento de efluentes para transformar los nitratos y fósforo de los efluentes en fertilizantes comerciales deseables.

Si desea cumplir con los estándares locales y proteger los ríos de Estados Unidos, considere mejorar sus prácticas de manejo de desechos. Las unidades de tratamiento de efluentes Aspiral™ de Fluence, con tecnología MABR, son ideales para aplicaciones agrícolas domésticas, industriales o incluso agrícolas remotas. Aspiral ™ puede ayudarlo a cumplir con los estándares regulatorios para efluentes y su bajo consumo de energía hace que el tratamiento descentralizado sea viable incluso con energía alternativa, fuera de la red.

Contacte a Fluence para obtener más información sobre nuestras soluciones sostenibles y discutir sus necesidades de tratamiento de agua con nuestros expertos.

MANTÉNGASE CONECTADO

Regístrese para conocer las últimas noticias, tendencias e innovaciones en tratamiento de aguas, efluentes y reúso.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.