Crisis del Agua se Avecina en la Capital Peruana | Fluence

Los glaciares de Perú se están derritiendo a un ritmo alarmante. Esto conlleva un riesgo doble de riadas y aludes de lodo, como también la pérdida de una fuente de agua confiable.

Los ciudadanos enfrentan desigualdad en el acceso al agua limpia y asequible en la medida en que se planean mejoras en la infraestructura

Los 10 millones de residentes de Lima, la capital de Perú, están en constante riesgo de escasez de agua, y se prevé que el estrés hídrico llegue a un punto crítico antes del 2025. Lima es la segunda ciudad más grande del mundo que se encuentra sobre un desierto, recibe menos de 2.5cm de lluvia por año y depende de tres ríos para el agua potable.

Para aumentar los problemas del agua, el cambio climático está derritiendo los glaciares tropicales de Perú a un “ritmo alarmante.” Esto podría producir riadas y aludes de lodo que no pueden ser aprovechados por cualquier infraestructura existente de almacenamiento de agua. Además, conducen a la escasez de agua, en forma simultánea, en la medida en que el país pierde escorrentía confiable de los glaciares que se reducen.

Desigualdad en Precio y Calidad

A pesar de mejoras en la infraestructura y la restauración de las tierras altas de la cuenca, 1,5 millones de residentes que viven en hogares sin agua corriente dependen de los precios exorbitantes de las entregas de los camiones de agua privados. A menudo, además de los altos precios, dichas entregas son de agua insalubre y sin tratar, recolectada de arroyos y zanjas contaminados y almacenada en barriles donde los mosquitos ponen sus huevos. Los usuarios hierven el agua insalubre, pero el proceso de ebullición agrega aún más al costo elevado.

Los ciudadanos de clase media con agua corriente pagan 1,3 soles (unos US$ 0,25) por m3 a SEDAPAL, empresa de agua de Lima. Los pobres que no tienen agua corriente pagan 20 soles (unos US$ 6,00) por la misma cantidad de agua proveniente de empresas de camiones de agua privadas. SEDAPAL no establecerá el servicio para los clientes que no pueden presentar una escritura válida para sus casas, una situación compartida por la mayoría de la gente sin agua corriente.

Enfrentando Escasez del Agua e Infraestructura Inadecuada

SEDAPAL planea responder al proceso de deterioro de la escasez de agua por medio de una inversión de casi US$7 mil millones en infraestructura del agua. Parte se dirigirá hacia la mejora del tratamiento de aguas cloacales y la calidad del agua del grifo; el saldo, se destinará a proyectos de gran escala, como una planta de desalinización al sur de la ciudad. Los proyectos para almacenar la precipitación proveniente de las montañas también están en proceso. Actualmente, los embalses disponibles sólo pueden almacenar 10% del agua necesaria para la ciudad.

Sin embargo, un funcionario del Banco Mundial, expresó incertidumbre sobre si las medidas propuestas son lo suficientemente ambiciosas, basado en preocupaciones sobre la imprevisibilidad del crecimiento de la población y de la severidad del cambio climático futuro. El Banco Mundial también señala otro factor que complica la inminente crisis del agua: Un estudio reciente, centrado en los residentes de Lima con agua corriente, demostró que el público casi en forma unánime no toma la crisis del agua en forma seria.

Conciencia y Acción

En respuesta, la campaña, “Cultura del Agua,” se ha puesto en marcha por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento peruano; el Programa de Saneamiento y Agua del Banco Mundial; el Banco Interamericano para el Desarrollo; la Agencia de Cooperación Internacional de Japón; la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación; y la Red de Radio RPP. La campaña promueve el uso eficiente del agua, incentiva una realización que las tarifas del agua son necesarias y despierta conciencia ambiental en el público objetivo, con edades de 12 a 30 años.

SEDAPAL ha comenzado a buscar la ayuda de ONGs para ayudar a proteger las cuencas. La empresa de suministros está trabajando con La Conservación de la Naturaleza y otros grupos en Aquafondo, un fondo para financiar la estabilización de pendientes, recuperación de lagunas y reforestación en las cuencas de Lima. Se donará una parte de los ingresos provenientes de los ingresos del agua de SEDAPAL para financiar los proyectos para fortalecer la resiliencia de Lima a la escasez de agua en el futuro.

Invertir en Infraestructura de Agua

En el 2014, la Administración de Comercio Internacional publicó los recursos hídricos como la mejor perspectiva para el sector industrial en Perú, citando el compromiso del entonces Presidente Kuczynski de lograr una cobertura del 100% de agua potable para el 2021. Contribuyendo a esta clasificación, la administración del país entregó varios decretos receptivos en el 2017, incluyendo la Ley de Infraestructura para la Gestión y Prestación de Servicios de Saneamiento, la iniciación del Fondo de Inversiones Agua Segura (FIAS), promoción de la inversión pública mediante el modelo de colaboraciones entre el sector público y privado y la iniciación del Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones.

En la medida en que Perú enfrenta el estrés hídrico asociado con el cambio climático, se está acelerando la inversión en la restauración de infraestructura y de cuencas de agua para afrontar el reto.