Seleccionar página

Una planta de tratamiento de efluentes en la isla hawaiana de Maui estaba desechando 4 millones de galones de efluentes parcialmente tratados en pozos de aguas subterráneas a media milla de la playa.

La decisión de la Corte Suprema prohibe la descarga de efluentes parcialmente tratados a través de aguas subterráneas

Algunos lo llaman “la caja de agua limpia del siglo.” El planteo surgió con respecto a una planta de tratamiento de efluentes en la isla hawaiana de Maui que estaba desechando 4 millones de galones de efluentes parcialmente tratados en pozos de aguas subterráneas a media milla de la playa. Un gran porcentaje de la contaminación encontró su camino en el Pacífico. La descarga ciertamente desató controversia, pero ¿fue ilegal?

Cuando el caso se puso ante consideración de la Corte Suprema de los EE.UU., el Condado de Maui — respaldado por un informe de la administración de Trump- argumentó que los efluentes vertidos en las aguas subterráneas no estaban contemplados por la Ley de Agua Limpia, que requiere que los contaminadores de fuente fija soliciten permisos para “cualquier adición de cualquier contaminante a las aguas navegables” o riesgo de pagar multas diarias de más de US$50.000.

El condado no reclamó que los pozos no fueran fuentes fijas, pero cuestionó si las descargas seguían llegando de manera exacta de los pozos después de haber viajado a través de las aguas subterráneas de la fuente de contaminación difusa en el acuífero.

El Fondo de Vida Silvestre de Hawái respondió que la Ley de Agua Limpia no exige que los contaminantes se entreguen de manera directa, sino que también cubre los vertidos de efluentes que “efectiva y previsiblemente alcanzan aguas superficiales navegables”.

SCOTUS Considera Ambos Lados ‘Muy Extremos’

La opinión mayoritaria de la Corte Suprema de los Estados Unidos 6-3, sin embargo, rechazó ambos argumentos como demasiado extremos. En cuanto a la posición del condado, el juez Breyer preguntó lo siguiente:

¿Por qué no podría el propietario de la tubería, tratando de evitar el requisito del permiso, simplemente mover la tubería hacia atrás, tal vez sólo unos pocos metros, por lo que la contaminación deba viajar al menos a través de algunas aguas subterráneas antes de llegar al mar?

El Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito anteriormente se había puesto del lado de los ecologistas, resolviendo que la ley es aplicable porque la contaminación oceánica era “bastante rastreable” hasta la planta de tratamiento de efluentes. El juez Breyer, sin embargo, afirmó que el enfoque era demasiado amplio y podía aplicarse absurdamente incluso a los contaminantes transportados en las plumas de las aves.

En cambio, escribió que los tribunales deberían preguntarse si “la incorporación de los contaminantes a través de las aguas subterráneas es el equivalente funcional de una descarga directa desde la fuente puntual en aguas navegables” y arrojó el caso de nuevo al Noveno Circuito.

Una Victoria para los Ecologistas

A pesar de que la Corte Suprema rechazó ambos argumentos, la decisión fue aclamada como una victoria por los ecologistas. Si la posición del condado hubiera prevalecido, habría permitido a los supuestos contaminadores eludir por completo la Ley de Agua Limpia. Aunque el criterio “bastante rastreable” fue rechazado, la posible laguna en la Ley de Agua Limpia se cerró de manera efectiva.

Al pedir un criterio legal más estrecho, el tribunal citó el “poder de la ciencia moderna” para detectar la contaminación en concentraciones infinitesimales años después de la descarga. A medida que aumenta la dilución de los contaminantes y la distancia desde la caída a las aguas navegables, menos probable es que se aplique la ley, según el dictamen.

Reúso de Efluentes para Recarga de Acuíferos

La oscuridad y las temperaturas más bajas de los acuíferos los hacen ambientes difíciles para las bacterias, y el suelo filtra eficazmente el agua los organismos, productos químicos dañinos y minerales en la medida en que se filtra el agua. Aunque la descarga en Maui fue tratada de manera inadecuada, el tratamiento de efluentes de alta calidad y los procesos naturales pueden trabajar de forma segura en conjunto para permitir que los efluentes de alta calidad derivados del tratamiento de efluentes se introduzcan beneficiosamente en los acuíferos. Ningún contaminante nocivo necesita llegar nunca a una vía navegable.

El reactor de biofilm de membrana aireada de Fluence (MABR) produce efluentes de la misma alta calidad a partir de aguas residuales. El proceso representa la eliminación excepcionalmente alta de nutrientes de MABR, lo que lo hace seguro para su uso en la recarga de acuíferos bajo estrictos estándares de reúso de agua, incluyendo el Título 22 de California y la Clase 1A de China.

El reúso de efluentes tiene sentido, especialmente en islas y otros entornos limitados de agua dulce. Contacte a nuestros expertos para analizar cómo puede cumplir con los estándares de la Ley de Agua Limpia con las tecnologías y soluciones sustentables de Fluence.