Los Embalses de Chennai se Están Secando | Fluence

La ubicación de Chennai en la Bahía de Bengal hace que la desalinización sea una fuente viable de agua potable. El gobierno ha estado proporcionando a los residentes 450 millones de litros diarios de agua desalinizada durante la crisis.

Una de las ciudades más grandes de la India se enfrenta a disturbios debido a que los recursos hídricos están alcanzando niveles peligrosamente bajos

En la ciudad india de Chennai, los principales embalses que suministran agua a la población se han secado, lo que obligó a los residentes a hacer cola durante horas para acceder al agua desde camiones cisterna del gobierno. Los hoteles y restaurantes han cerrado, e incluso los hospitales no pueden atender adecuadamente a los pacientes.

Chennai, una vez conocida como Madras, es una de las ciudades más grandes de la India, con una población de casi 5 millones en la ciudad propiamente dicha. Es el centro industrial y comercial más grande del sur de la India y es considerado el «Detroit de la India» por su floreciente industria automotriz. Con la gran importancia en términos de salud pública y economía, la ciudad está desesperada por explorar soluciones.

La Desesperación en Chennai Lleva a Disturbios

El Madras High Court solicitó recientemente la inacción al gobierno estatal después de que el Embalse de Cholavaram se agotara de forma oficial el 11 de junio, además los embalses Red Hills y Chembarambakkam también estuvieron cerca. Esto llevó a los formuladores de políticas estatales a establecer un comité para monitorear la situación. La escasez de agua también ha aumentado las tensiones entre los residentes: La policía recientemente arrestó a un hombre por apuñalar a su vecino en una pelea por el agua del vecindario, y la inquietud se intensificó con el reciente arresto de 550 ó más manifestantes por el agua de Chennai.

Durante la crisis del agua, la mayor parte de la ciudad dependió únicamente de los camiones cisterna de agua del departamento de agua de Chennai. El gobierno proporciona aproximadamente 450 millones L/d de agua de las plantas de desalinización y los depósitos existentes y los camiones cisterna privados pueden suministrar 200 millones L/d.

El embalse de Poondi ha tensado la soga, pero juntos, los embalses de Chennai se encuentran a un 32% de su capacidad, lo que hace que los funcionarios busquen ansiosamente nuevas fuentes de agua, como perforar nuevos pozos y acceder al agua desde canteras, para evitar más violencia y malestar.

Los acuíferos agotados son una fuente particular de ansiedad. Un activista social explicó: «La única manera de mejorar esto es mejorar el nivel del agua subterránea. Hemos tenido años secos antes, pero el agua subterránea era nuestra salvadora». Un funcionario puso la situación en términos más graves: «La destrucción acaba de comenzar. Si la lluvia también nos falla este año, estamos totalmente destruidos».

Opciones desde India y el Extranjero

Chennai tiene más opciones que muchas ciudades de la India que enfrentan graves crisis de agua durante varios años. Muchos estados en la India ya han adoptado planes de reúso del agua completos que requieren que la industria use efluentes municipales reciclados, aliviando así la tensión en los acuíferos. En un centro industrial pesado, un gran beneficio también proviene del reciclaje del agua de proceso industrial. Además, Chennai también está en la costa con un suministro interminable de agua de mar para la desalinización.

Si bien la temporada de monzones comenzó el 1 de junio, el primer alivio de lluvia, que llegó el 20 de junio, fue el primero en aproximadamente seis meses. Si bien la lluvia pudo haber llegado a tiempo para salvar a Chennai de una crisis inmediata, la inversión en el reúso sostenible y las tecnologías de desalinización son una forma proactiva de crear una barrera contra el capricho de la naturaleza y el cambio climático para un futuro resiliente.